Thumb edudirecciónVersión "En abierto" del curso "El desarrollo de la función directiva" (Ceuta y Melilla).
El crecimiento exponencial de los recursos disponibles en Internet promueve nuevas formas de aprendizaje caracterizadas por la personalización, el uso de medios de comunicación digital, la colaboración en comunidades virtuales y la creación compartida de contenidos de aprendizaje tanto por alumnos como profesores. Todo ello conforma un nuevo marco de posibilidades para acceder a la formación, con nuevas metodologías y planteamientos, en el que la formación del profesorado en red es la mejor vía de adaptación y desarrollo profesional.

La Ley Orgánica 8/2013, de 9 de diciembre, para la mejora de la calidad educativa (LOMCE) se plantea contribuir a reforzar la capacidad de gestión de la dirección de los centros, confiriendo a los directores, como representantes que son de la administración educativa en el centro y como responsables del proyecto educativo, la oportunidad de ejercer un mayor liderazgo pedagógico y de gestión. Por otro lado, se potencia la función directiva a través de un sistema de certificación previa para acceder al puesto de director, y se establece un protocolo para rendir cuentas de las decisiones tomadas, de las acciones de calidad y de los resultados obtenidos al implementarlas.
En el apartado 1 del artículo 134 de la LOE, en su redacción dada por la LOMCE, se establece como requisito para poder participar en el concurso de méritos de acceso a la dirección escolar, estar en posesión de la certificación acreditativa de haber superado un curso de formación sobre el desarrollo de la función directiva, impartido por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte o por las administraciones educativas de las Comunidades Autónomas. Las certificaciones tendrán validez en todo el territorio nacional.

Grafismo Versión en abierto del curso "Aulas Abiertas Especializadas para el alumnado con trastorno del espectro autista en las ciudades de Ceuta y Melilla".

La educación inclusiva es un derecho reconocido en la Convención Internacional de los Derechos de las Personas con Discapacidad y se aplica a todas las personas, sean sus necesidades de apoyo más o menos intensas. Por tanto, esto supone que el alumnado con Trastorno del Espectro del Autismo (TEA) ha de estar presente en las escuelas y debe contar con oportunidades y apoyos, junto con un contexto educativo que elimine las barreras para su aprendizaje y participación social. Para dar la mejor educación a cada alumno o alumna con TEA, toda la comunidad educativa ha de tener una visión comprensiva de sus características y necesidades, especialmente los y las docentes, facilitando en todo momento una relación colaborativa con su familia.